Piñata Punyeta blog

Information

This article was written on 03 jul 2013, and is filled under Mensajes Embotellados, Regalos espaciales, Talleres Hazlotumism@.

Current post is tagged

, , , , ,

Náufragos en la ciudad

Esa soleada y alegre mañana, mientras caminaba tranquilamente por la orilla del mar que rodeaba su maravillosa isla, Walá encontró un mensaje embotellado. Dentro encontró una carta de María.

La carta cuenta que María vive en una ciudad con edificios muy altos, tan altos que a veces tapan la luz del sol y a pesar de que vive rodeada de un mar de personas se siente un poco perdida y aislada como un naúfrago en la ciudad.

La mayoría de los habitantes de su ciudad sólo se comunican a través de pantallas sin levantar la vista para ver a sus semejantes. Son comos islas incomunicadas.

Un día en que el sol brilló como nunca, María tomó la decisión de conectarse con las personas que la rodeaban de una manera más natural. Salió a la calle y empezó a saludar a la gente, algunos ni se daban cuenta por estar pegados a sus pantallas, pero otros le devolvían el saludo gratamente soprendidos. Abrazó a los abuelos en los parques, con una tiza se puso a dibujar en las plazas y muchos niños al verla dejaron las consolas y la acompañaron en su juego. Fue un día genial, se dió cuenta que en realidad su ciudad era un lugar maravilloso donde vivir, pero había que levantar la vista un poco para ver las señales que la ciudad ofrecía y también para darse cuenta que basta una abrazo, una sonrisa o una palabra amable para tender puentes y re-conectarse con el otro.

María decidió compartir este mensaje con sus amigos, se sentó frente al ordenador pero rápidamente lo apagó. En vez de teclear, cogió un boli y se puso a escribir cartas, sin prisa, hacia tanto tiempo que no lo hacía!!!!

Luego pensó en cómo compartir este mensaje con más personas de manera poética y zas!!  Se le ocurrió la idea de mandar mensajes embotellados y lanzarlos al mar para que sea el propio destino quién la ayudase a tender puentes que conectasen a todas la personas del mundo!!

Y este era uno de ellos. La carta agradecia el tiempo de dedicado a leerla y esperaba que quien la leyese la ayudase con esta tarea.

Wala terminó de leer el mensaje embotellado y levantó la vista, desde niño sabía interpretar las señales de la naturaleza y para él era algo natural vivir en comunidad y en comunión con su entorno.

Se sintió feliz porque María también estaba aprendiendo a interpretar las señales de su ciudad y de alguna forma esto los hacía iguales, los hermanaba y los volvía una sola comunidad a pesar de la distancia.

Walá tomó un pequeño puñado de arena y lo vertió dentro de la botella junto con la carta de María, antes de cerrarla sopló dentro de ella y la volvió a despositar en el mar en busca de un nuevo destino.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.