Piñata Punyeta blog

Information

This article was written on 03 dic 2012, and is filled under Regalos espaciales.

Current post is tagged

, , , ,

Idapt-o, un mensaje muy personal

Que los punyetos creemos en superhéroes no es ningún secreto. Pero no hablamos de seres galácticos que llevan los calzoncillos fuera la ropa y capas voladoras, hablamos de personas cotidianas que con sus superpoderes nos ayudan a construir un mundo mejor; personas como Gustavo, que con su visión de rayos X, es capaz de ver  las grietas de las empresas y evitar que se derrumben. Por eso, cuando Gustavo nos pidió ayuda para su nueva misión, no dudamos ni un segundo en enviarle a nuestro propio superhéroe: Idapt-O, que como buen punyeto, tiene el superpoder de sacar a la luz las mejores cualidades de las personas, pues sabe que aún dentro de una empresa, no todo es trabajo.

Idapt-O supo entonces que Eli dejaba la empresa y había que demostrarle el cariño que había generado en sus compañeros. Entendiendo que si alguien conoce bien a Eli son sus propios compañeros, Idapt-O, que es un genio del disfraz, se encargó de recopilar esa información. Tenemos que confesar que por su neutralidad, Idapt-O se adapta con facilidad a cualquier persona, no importa sexo, personalidad, edad, tamaño o forma, es flexible hasta límites insospechables. Y esta vez tenía una misión muy espacial: debía convertirse en Eli sin que éste le viera.

Así fue como Idapt-O, armado de complicidad y juego, pudo lograr que compañeros de trabajo se reunieran en secreto para compartir las historias, aficiones y aventuras que Eli fue tejiendo en la empresa. Durante una semana, mientras todos reían y conocían un poco mejor a Eli, Idapt-O fue pasando de mesa en mesa para ser garabateado de arriba abajo, consiguiendo información fresca. Cuando oía a Eli se escondía rápidamente entre papeles y sonrisas gracias a la complicidad de Daniel, Derek, Aline, Christine, Jeremy… No fue fácil! Para poder adaptarse a Eli, Idapt-O aprendió gallego y algo de coreano, le salieron pelos en las piernas, se aficionó a las maratones y a la música a todo volumen. Idapt-O pudo completar su metamorfosis la noche que conoció a Eli.

Estamos contentos en descubrir que el encuentro fue amor a primera vista: era como verse en un espejo. Un espejo creado con la mirada cariñosa y alegre de un grupo humano que compartió con él anécdotas, aventuras y… trabajo de oficina.

Idapt-O no ha vuelto al Laboratorio Punyeto, permanece oculto esperando la oportunidad de enterarse del siguiente cumpleaños para idaptarse y continuar compartiendo experiencias.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.