Piñata Punyeta blog

Information

This article was written on 27 sep 2012, and is filled under Regalos espaciales.

Current post is tagged

, ,

Un mensaje cocinado a fuego lento

Cal Boter, 25 años de bellos recuerdos cocinados al calor de los fogones

“En el número 62 de la calle Tordera, el 3 de julio de 1986, nació el mítico restaurante Cal Boter, en el entrañable barrio de Gràcia, en Barcelona. Un día después, empezaron a nacer bellas historias al calor de los fogones, de recuerdos cocinados a fuego lento y sazonados con innumerables anécdotas. Así pasaron los días, los meses y los años. En total 9.125 días  de compartir el vino, la buena mesa y celebrar la vida.”

Hasta llegar a los 25 años!!!

Para celebrar tal acontecimiento, Encarna nos buscó, hace un año,  para ayudarla a imaginar un regalo lleno del espíritu y de la alegría de vivir que ella y Toni impregnaron desde un inicio a Cal Boter. Recordamos perfectamente el momento en que Encarna entró por la puerta de Piñata preguntando: “¿Ustedes hacen regalos especiales?”

“Espaciales”, le corregimos sonriendo.

“Pues necesito uno muy espacial para el aniversario de Cal Boter” nos respondió devolviéndonos la sonrisa.

El encargo estaba claro: había que imaginar un regalo que encarnase la esencia de Cal Boter, como si fuese un mensaje embotellado que al abrirlo evocara el fantástico ambiente que se vive y se saborea cada día en esa casa.

Un porrón de vidrio, fue el contenedor ideal para esta ocasión, un objeto que está siempre presente en el restaurante y que preside cada una de la mesas y que al abrirlo no sólo deja salir todo el espíritu festivo sino que además guarda la esencia de las historias que se viven en sus mesas.

Regalar un porrón a los comensales con la historia del restaurante era una bella manera de celebrar los 25 años de Cal Boter.

La historia de Cal Boter no es solo la de un restaurante es la historia de un amor y de una familia, reunida alrededor de la cocina. Una historia llena de recuerdos cocidos a fuego lento. Desarrollamos alrededor del porrón un imaginario poético, con un packaging y una escenografía cuidada y siempre respetuosa con la historia de Cal Boter. Y cómo acompañamiento mágico, el regalo se sazonó con un poema de Martí i Pol.

Fueron 1.000 porrones, envueltos cada uno como un delicado regalo, cuidando cada detalle del proceso con mucho cariño y dedicación. Tanto los amigos de Cal Boter como nosotros quedamos muy contentos y nos invitaron a celebrar con ellos sus 25 años alrededor de su cocina familiar. Fue una noche maravillosa y al ver a esa gran familia celebrando alrededor de la mesa y de los porrones nos sentimos orgullosos de crear  regalos “espaciales”, que ayuden a transmitir mensajes de afecto y cariño, hechos a la medida de quién los pide.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.